La Fiscalía de Menores no imputará a la madre que quiso dejar a su bebé

La joven aceptó reconocer finalmente al niño y le puso nombre a las 24 horas de dar a luz
La Voz
14/11/2009
La Fiscalía de Menores ha decidido no imputar delito a la joven de 23 años que en la madrugada del pasado jueves intentó dejar a su recién nacido en manos de los servicios de emergencia, junto a una parada de autobús en el barrio coruñés de los Castros, y sin reconocer que ella era la madre.
Aunque en un inicio se sopesó la posibilidad de acusarla de un delito de alteración del estado civil, al haber ocultado su maternidad, en ningún momento llegó a dejar al pequeño. La mujer lo sostuvo en sus brazos hasta la llegada de la Policía Nacional y el equipo del 061 que se trasladó a la zona tras recibir el 112 una llamada en la que se anunciaba que había aparecido un niño abandonado.
El fiscal que coordina el área de Menores en A Coruña, Carlos Mariscal de Gante, reconoció que el bebé no estuvo solo en momento alguno, por lo que no existió desprotección por parte de la progenitora. La muchacha declaró que había tomado esa dura decisión debido a que no podía hacerse cargo del pequeño, bajo ningún concepto. Aunque actualmente cuenta con trabajo, sus ingresos no le permiten afrontar el mantenimiento del bebé.
Sin vigilancia policial
El niño fue bautizado ya por su progenitora -decidió el nombre y le dio sus apellidos-, aunque es pronto para saber si lo conservará a su lado. La madre permanece todavía hospitalizada, al igual que el pequeño, aunque la Policía Nacional confirmó ayer que ya retiró la vigilancia policial que se le impuso en el primer día de su ingreso.
Según el protocolo que se sigue en este tipo de casos, la Xunta asume la tutela del pequeño al entender que se encuentra en una situación de desamparo. Si la madre no puede atenderlo con las suficientes garantías o si algún familiar no lo reclama en el plazo de 30 días, desde la Consellería de Benestar se optará por trasladarlo a un centro de emergencia de menores y se intentará buscarle una familia que lo acoja. En el supuesto de que la situación no varíe, el pequeño podría ser dado en adopción.
La madre reconoció, tras dar a luz, que no podía atenderlo y que debido a su situación personal sus otros tres hijos también están bajo tutela de la Administración autonómica, ya que tampoco se puede hacer cargo de ellos. Pese a su corta edad, la joven ha vivido un calvario con el que es el padre de sus hijos, ya que ha sido objeto de su brutal violencia. Además, responde al perfil de víctima de malos tratos, por lo que sufre una gran dependencia emocional del que fue su pareja.
Recibió severas palizas y la situación se volvió tan insostenible que tuvo que recurrir a los servicios sociales municipales para que le prestaran asistencia. La joven estuvo ingresada en la casa de acogida de A Coruña, donde se atiende a personas que han sufrido episodios de violencia doméstica.
Su situación económica y el hecho de que no cuente con respaldo familiar, ya que su origen es extranjero, hizo que tuviera que optar por pedir ayuda para evitar la ira de su pareja.
Sin embargo, recientemente había logrado un empleo, aunque modesto, lo que la animó a abandonar, por propia voluntad, el centro de acogida.

Esta entrada fue publicada en derechos de los niños, la voz de galizia, noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s