Las cuentas de 2011 son las más sociales de la historia gallega»

«El diseño de los Presupuestos sí blinda el Estado del Bienestar y amortigua la caída de inversiones»

ENTREVISTA
Marta Fernández Currás
Conselleira de Hacienda
Son sus segundos Presupuestos. Las cuentas de 2009 fueron herencia del bipartito, 2010 las de la austeridad, ¿ y las de 2011?
—Los Presupuestos de la Xunta de Galicia para 2011 son realistas, austeros, sociales y cumplen la estabilidad presupuestaria para mantener a Galicia como una de las Comunidades más solventes. Pero si por alguna característica sobresalen especialmente es por ser las cuentas más sociales de la historia de la Comunidad. Para 2011 tendremos 1.177 millones de euros menos, con una caída de las cuentas del 10,8%; pero, sin embargo, blindamos la prestación de los servicios públicos fundamentales gracias a que el peso del gasto social sube siete puntos, hasta el 75%. Tres de cuatro euros van destinados a gasto social.
—Un nuevo Presupuesto decreciente y suman dos, 10.548 millones para este año. ¿Se sigue arrastrando la deuda de 2.600 millones que dejó el gobierno bipartito?
—Cuando llevamos dos años en los que cae el Presupuesto, acumulamos un descenso en estos dos últimos ejercicios del 14%, resulta que el Gobierno central nos obliga a comenzar a devolver estas liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009; nos condena a tener que devolver una media de 500 millones de euros al año hasta 2016, justo en el peor momento. Nosotros seguiremos reclamando un mayor tiempo de devolución y un aplazamiento para comenzar a devolverlos cuando la economía crezca a un ritmo del 2%.
—¿Cómo se nota ya esta devolución en los Presupuestos para 2011?
—El próximo año será el primero en el que nos retengan el primer plazo de la liquidación negativa de 2008, por importe de 115 millones de euros; a partir de 2012 también entra la devolución de la de 2009 y la cantidad anual se incrementará hasta los 500 millones, lo que lastrará las cuentas gallegas de manera muy importante.
—En cuanto al programa de endeudamiento, ¿Galicia cómo lleva su ejecución en un momento en el que hay problemas para colocar deuda?
—A pesar de que estamos en un contexto financiero desfavorable, hemos hecho los deberes y estamos ejecutando adecuadamente nuestro programa de endeudamiento. Ya tenemos ejecutado hasta el 80% del total. Prueba de esto es el funcionamiento operativo de la Tesorería plenamente satisfactorio, con unos períodos de pago de en torno a 30 días. Las variables financieras y presupuestarias de la Xunta hacen que su crédito sea altamente valorado, generando apetito en las entidades financieras. Galicia es una Comunidad fiable, tanto para las entidades financieras como para los proveedores.
—Pese a la caída de ingresos, apuesta por cinco rebajas selectivas de tributos, ¿qué implican?
—Seguimos por esta vía, en lugar de subir impuestos, creemos que nos está dando buenos resultados y buscamos ampliar las bases en vez de cargar a los ciudadanos con más impuestos. Para 2011, por un lado, planteamos una deducción del IRPF de 300 euros por cada menor en régimen de acogida familiar, una deducción nueva para facilitar la acogida familiar de menores en los hogares gallegos. Por otro lado, implantamos otra deducción del IRPF para incentivar el autoempleo. Eliminamos el límite de edad y sexo para beneficiarse de la reducción de 300 euros para nuevos emprendedores que busquen el autoempleo.
También implantamos una deducción de la cuota íntegra del impuesto del IRPF autonómico que podrá alcanzar hasta el 20% de las cantidades invertidas con un límite de 4.000 euros. Esta rebaja está encaminada a incentivar la capitalización de las empresas que tienen la sede y el domicilio social en Galicia. Haremos lo mismo, con el mismo límite, para las cantidades invertidas para las empresas en expansión del mercado alternativo bursátil.
Finalmente, establecemos impuesto cero para todos aquellos que quieran mantener sus propiedades y buscar una agrupación voluntaria de sus propiedades en la explotación forestal. Impuesto cero de transmisiones patrimoniales, impuesto cero de actos jurídicos documentados y reducción del 99% del impuesto de sucesiones.
—Unos Presupuestos con estos recortes, ¿garantizan el pago de las facturas de 2011?
—Por supuesto, una máxima que nos marcamos como Gobierno es la solvencia de la autonomía. De hecho, somos la Comunidad autónoma que está pagando con más agilidad, con una media inferior a los 30 días. Gracias a la puesta en marcha del Sistema Electrónico de Facturación nos hemos anticipado más de dos años a esta exigencia legal.
—Hay 1.177 millones menos, pero se logra incrementar, dice, el peso del gasto social; se mantienen los recursos para las universidades y se llega casi a duplicar la partida que destinó el bipartito a la ley de Dependencia en 2009. ¿Cuál es el secreto?
—No existe otro que la priorización, el rigor y el interés general. Contamos con un Gobierno solidario y responsable que sabe apretarse el cinturón y gastar menos en sí mismo para garantizar el Estado de Bienestar. Por ello, las cuentas autonómicas gallegas reflejan un año más su compromiso con la dependencia, ya que los recursos que se destinan a este ámbito social suben un 3%. Este esfuerzo se ha hecho extensible a las universidades. Así, las universidades gallegas recibirán en 2011 un total de 391 millones de euros, según la propuesta del nuevo modelo en la mesa de negociación, un 10,8% más que el que le correspondería con el actual sistema de financiación.
Caída del 25 por ciento
—¿Tendrán que apretarse el cinturón las demás consellerías?
—No queda otro remedio. Las consellerías sociales, Sanidade, Educación e Ordenación Universitaria y Traballo y Benestar, incrementan un 4% su peso para blindar la prestación de los servicios públicos fundamentales de forma que apenas sufren el ajuste motivado de la rebaja de los salarios. Todo esto lo conseguimos gracias a la solidaridad y a un gran esfuerzo del resto de departamentos autonómicos que sufren una caída media de prácticamente un 25%.
—En el capítulo de inversiones cerca de la mitad del Presupuesto procede de financiación privada, y ya sabe que cuando se habla de «privatización» la polémica está servida.
—Veamos, las fórmulas de financiación específica permiten limitar la caída de las inversiones al 14%, con una priorización de aquellas que puedan tener una rentabilidad social y económica mayor en el momento de mayores restriciones presupuestarias para la Administración autonómica. Si no cambiamos la tendencia de los ingresos del Estado, las inversiones en Galicia caerían un 36%, pero con las fórmulas de financiación con pago aplazado la inversión caerá el 14% del total de los capítulos correspondientes a inversiones en la Comunidad autónoma. El pago aplazado es un sistema que nos permite llevar a cabo actuaciones estratégicas ahora y que sin este modelo no se podrían asumir y diferir su pago en el tiempo. Es muy importante tener en cuenta que el socio privado se compromete a mantener en perfectas condiciones de uso estas infraestructuras, con lo cual la Administración no tiene que asumir ese coste de mantenimiento que sí hace en las que se ejecutan por el método tradicional.
—Según la oposición, el PSOE ya anunció una enmienda a su totalidad, son los «Presupuestos de la paralización», ¿parece que no se lo pondrán fácil?
—Todo lo contrario, son los Presupuestos adecuados para este momento, que blindan el Estado del Bienestar y amortiguan la caída de inversiones. Por primera vez tenemos un instrumento serio de planificación, un plan que supone una hoja de ruta para la estrategia global del Gobierno y que en 2011 nos permite priorizar el Estado de Bienestar y la Economía del Conocimiento. Ésta última es el único eje que crece, un 3,8%, para sentar las bases de un nuevo modelo de crecimiento más competitivo.
—Entre las acciones de la Xunta para esta nueva anualidad se contempla la creación de una agencia tributaria propia. ¿Qué supone esta medida?
—Es una demanda común de hace años y este Gobierno la hará realidad. Con su creación queremos lograr una mejora efectiva de la gestión tributaria en el marco de nuestras competencias y de nuestras responsabilidades. La agencia tributaria es una herramienta útil y necesaria para incrementar los éxitos en la lucha contra el fraude fiscal y mejorar el rendimiento en la gestión de los impuestos que pagan los ciudadanos y complementará la agencia tributaria estatal.
La creación supone la supresión de la dirección general de tributos, dependiente de la Consellería de Hacienda, y todos sus efectivos se volcarán en la agencia tributaria. Repito que la estrategia de este Gobierno no es subir impuestos, pero sí lograr que todos paguen lo que les corresponde.
—Siguen reformando la Administración con la supresión de organismos públicos. ¿Qué actuaciones tienen previstas para este nuevo ejercicio?
—Respecto al adelgazamiento de la Administración pública, la Xunta dará un paso importante para la supresión efectiva de los 46 entes y la reformulación de dos de ellos incluidos en la primera fase del Plan de Racionalización. En este momento ya hemos suprimido siete. Además, se continuará con el proceso de autorizar al Consello de la Xunta la disolución de 36 organismos más. Por otro lado también vamos a llevar a cabo una reforma parcial de la Ley de Función Pública para hacerla más ágil, eficiente y útil para los ciudadanos. Vamos a requerir a los funcionarios directivos la total disponibilidad horaria en función de los servicios públicos de la Comunidad autónoma. Por otro lado, y de un modo acordado con varios sindicatos mayoritarios, cubriremos las vacantes o las necesidades de carga de trabajo con funcionarios públicos en lugar de hacerlo con contrataciones adicionales, en un momento en que nadie entendería un crecimiento en el número total de efectivos.
Esfuerzo «titánico»
—Los ayuntamientos también tienen una situación delicada en sus cuentas, ¿qué hará la Xunta?
—Es junto a las universidades, uno de los grandes compromisos. Puedo decirle que en las cuentas de 2011, que tienen una caída media del 10,8%, les garantizamos 113 millones de euros para que no se les reduzcan las entregas a cuenta respecto al presente ejercicio. En dos años de legislatura les habremos otorgado 30 millones más de lo que les correspondería, es un esfuerzo titánico en estos momentos.
—Los Presupuestos colocan a Galicia con una mejor perspectiva de crecimiento que la media nacional, con un 1%, ¿mantienen que el 1,3 del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es sumamente optimista?, ¿en qué basan su previsión?
—Nosotros hemos demostrado que somos realistas y fiables en nuestras previsiones, no así el Estado. Las estimaciones para el conjunto de España no las ponemos nosotros, se basan en una posición de consenso de los organismos internacionales y privados. Lo más importante es que Galicia crecerá este año tres décimas más que España y mantendrá ese diferencial en 2011 pese a que no será Año Xacobeo
******************************************************

ASOCIACIÓN DE FAMILIAS ACOLLEDORAS DE GALICIA  LA FAG

  


 

PROPOSTA DEDUCCIONES FISCALES


 

La Asociación de Familias Acolledoras de Galicia (LA FAG) agrupa a unas cuantas familias que colaboramos con la Xunta de Galicia en el Programa de Acogimiento Familiar. Como usted conoce, el acogimiento familiar es una modalidad de protección a los menores que, por su problemática personal, familiar y social se encuentran en situación de desamparo o de desprotección social y precisan atención temporal en un ambiente normalizado que evite su acogimiento institucional y de los que la Xunta de Galicia asume la custodia o la tutela.


Las familias acogedoras prestamos toda nuestra capacidad de cuidar a un menor mientras conviva con nosotros. Asumimos una serie de tareas cotidianas para responder a sus necesidades afectivas, educativas, sanitarias, recibiendo a cambio una compensación económica que hoy en día no pasa de suponer una mínima parte de los gastos que el menor origina en su atención cotidiana.




La Asociación desde su creación, está reclamando de las distintas Administraciones que impulsen el acogimiento familiar y faciliten cuantas medidas puedan tomar, en el ámbito de sus competencias, para apoyar a las familias acogedoras, para que éstas puedan centrarse en lo esencial de su tarea, que es integrar al menor en un ambiente familiar. Nuestro planteamiento es que cualquier familia cuyo modo de vida sea suficientemente adecuado puede ser una familia acogedora, independientemente de su nivel económico. Es obvio que ninguna familia se va a prestar a llevar adelante un acogimiento familiar por interés económico, pero también queremos resaltar que para nosotros y nosotras, miembros de familias acogedoras es imprescindible el soporte económico de la administración, de tal manera que los cuidados y atenciones que necesita el menor acogido, que con frecuencia presenta necesidades muy específicas que en la medida de lo posible queremos atender, puedan llevarse a cabo sin que dicha atención signifique una merma de su nivel de vida o una fuente añadida de estrés en la situación familiar.


  


Resaltamos pues tres ideas centrales de la asociación:




– La familia acogedora colabora con las instituciones competentes en materia de protección infantil, siendo éstas las responsables legales de la situación del menor.




– El acogimiento familiar no debe estar reservado exclusivamente a familias con niveles económicos altos; cualquier familia que tras la obligada valoración psicosocial sea valorada como apta puede optar, si lo desea, a colaborar con esta formula de protección infantil.




– Las distintas instituciones, en el ámbito de sus competencias, deben plantearse la forma de apoyar el acogimiento familiar, para que la familia acogedora pueda concentrar sus esfuerzos en organizar y disponer de una vida cotidiana suficientemente reparadora de las carencias que afecten al menor protegido.




Atendiendo a estas necesidades, reclamamos a la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Facenda que los residentes en la Comunidad Autónoma de Galicia que reciban a menores en régimen de acogimiento familiar, puedan deducir las siguientes cantidades en el apartado de deducciones autonómicas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.


 

  


 

• 600 euros, si se trata del primer menor.


 

• 750 euros, si se trata del segundo menor simultáneo en régimen de acogimiento.


 

• 900 euros, si se trata del tercer o siguientes menores simultáneos en régimen de acogimiento.


 


 

  

Requisitos:


 

El acogimiento familiar podrá ser simple o permanente, administrativo o judicial, tanto en familia ajena como extensa, siempre que los contribuyentes hayan sido previamente seleccionados al efecto por el departamento competente en materia de menores de la Xunta de Galicia.


 


 


 

No podrá aplicarse la deducción cuando se trate de un acogimiento familiar preadoptivo y se produzca la adopción del menor durante el año.


 


 




Santiago de Compostela, 18 de enero de 2010




El Presidente de LA FAG

  

Carlos Azcona Arroyo


Esta entrada fue publicada en familias acolledoras, LA FAG, Xunta de Galicia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s