La Cruz Roja busca a familias de acogida en la provincia para veintiún menores

Un grupo de tres hermanos y una pequeña de once años aguardan por un hogar en la comarca ferrolana

Autor: B. Antón
Localidad: ferrol/la voz.
Fecha de publicación: 2/11/2010

Aunque a menudo se dice que los malos tiempos alimentan la solidaridad, siempre hay excepciones. Este es el caso del programa de Acogida Familiar para menores en situación de desamparo que gestiona la Cruz Roja, en convenio con la Xunta, para toda Galicia. «Desde hace algún tiempo estamos teniendo más dificultades para encontrar a gente dispuesta a comprometerse con este programa; la crisis está ahí y parece que las familias no quieren obligaciones extra», apunta Cristina Alles, psicóloga del programa de Cruz Roja en A Coruña.

En concreto, según los datos facilitados por la oenegé, un total de 21 niños y adolescentes se encuentran a la espera de ser acogidos en la provincia de A Coruña, donde, actualmente, 66 menores están conviviendo con 49 familias diferentes al amparo de este programa. En el caso de la comarca de Ferrol, en estos momentos la Cruz Roja lleva la supervisión de tres acogimientos, mientras que un total de cuatro muchachos -un grupo de tres hermanos y una niña de once años- se encuentra a la espera de encontrar un hogar temporal.

Los pequeños a los que presta asistencia este programa proceden bien de centros de acogida bien del propio seno familiar. Según explican desde Cruz Roja, son niños que se encuentran bajo medida de protección jurídica o administrativa por algún problema en su hogar, maltrato o abandono. «No hay un único perfil; tenemos desde toxicómanos que se someten a una desintoxicación y no tienen con quien dejar al niño mientras dura el proceso hasta personas que no pueden atender a sus hijos porque ingresan en prisión, tienen que ser hospitalizados o no tienen recursos y sufren alguna dependencia», apunta Alles.

Las personas que deseen colaborar con el programa no tienen por qué tener un nivel económico elevado. Lo más importante es ofrecer al pequeño mucho cariño y un ambiente estable, además de tener claro que el acogimiento es algo temporal y no terminará en adopción. «Las familias acogedoras tienen que saber que su misión no es sustituir a los padres del menor, sino proporcionarles un hogar durante un tiempo», anota la psicóloga de Cruz Roja.

La oenegé ofrece tres modalidades para participar en este programa: atención de día (el menor vuelve a su casa por las tardes); acogida de fines de semana y vacaciones; y acogida de convivencia plena (que se prolonga hasta que se supera la situación que provocó la separación de su famili

Esta entrada fue publicada en acollida / acojida familiar, acollida/acojida de menores, Acollida/acojida temporal, Equipo de cruz roja. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s