proceso de intervención

Historia trágica con final feliz
El 70 % de las padres biológicos que pasan por un proceso de intervención recuperan a sus hijos antes de dos años

Autor: JoRGE CASANOVA
Localidad: REDACCIÓN / LA VOZ
Fecha de publicación: 31/10/2011 –

Un día vio salir a su hija de la mano de otra mujer: «Aquello fue lo que llenó el vaso»
Hafida es una mujer argelina de 34 años que forma parte de un porcentaje. El 70 % aproximadamente. Es el porcentaje del éxito, de los padres que recuperan a sus hijos después de pasar por un proceso de intervención. Para ella, es el porcentaje de los que salen del infierno, porque Hafida no recuerda nada peor que el año que pasó separada de sus tres hijos.
Hafida inicia su triste relato con final feliz el día en que, ya en Galicia, se separó de su marido y se quedó con tres niños pequeños, el menor poco más que un bebé. Sin trabajo, ni papeles, ni casa, ni familia; con escasos conocimientos del idioma, pidió ayuda a los servicios sociales y los niños pasaron a un centro de protección de menores.
Aquello le dio oportunidad de meterse en un piso compartido y encontrar sus primeros trabajos: «Como no tenía papeles, me despedían pronto. Trabajaba más, cobraba menos y enseguida perdía los empleos». Pese a todo, lo peor era estar separada de los niños: «Ni siquiera quiero acordarme». A Hafida se le corta la voz. A su lado, la trabajadora social de Meniños le coge la mano para evitar que se precipite al llanto. Pero Hafida no va a llorar. Ya lo hizo aquellos meses. Sin parar.

La desesperación
Dice que los niños estaban bien, pero que se arrepintió enseguida. Pronto conoció a un hombre, español, que le prometió que aceptaría a sus hijos y se casaría con ella. Pero la promesa no fue suficiente para el equipo de menores que, cuenta Hafida, empezó a poner condiciones para devolverle a sus hijos: «Me exigieron mucho. Un piso más grande… No lo entendía. Millones de personas viven con poco dinero y en pisos pequeños. ¿Por eso no quieren a sus hijos?». La desesperación llegó cuando los niños fueron separados y enviados a dos familias de acogida. Un día, cuenta Hafida, fue a visitar al centro a su hija mayor y la vio salir de la mano de otra mujer: «Aquello fue lo que llenó el vaso».
Las broncas en las oficinas de la Administración se atemperaron en cuanto entró en escena Meniños, el colectivo encargado de trabajar con las familias biológicas de cara a un reagrupamiento. «Yo no creía en ellos. No creía en nadie, pero enseguida me hicieron entender que ellos venían a ayudarme a recuperar a mis hijos». En este caso, la intervención no solo suavizó a la madre biológica, sino también a la Administración, que consideraba que Hafida no estaba en disposición de hacerse cargo de sus hijos.
Hoy, ocho años después, Hafida tiene varios trabajos. Se ha formado en el cuidado de personas mayores y nunca le falta empleo. Se casó con aquel hombre que se lo había prometido, vive en una villa turística frente al mar y sus tres hijos han crecido sanos, fuertes, y a su lado y al de su hermano pequeño, que nació durante aquella crisis. Hafida se relaja con el final feliz, pero sabe que faltó muy poco.

La apuesta correcta
Es posible que Hafida, con un español escaso, sin papeles y embarazada, mostrando un currículo laboral de hoy te contrato y mañana te echo, no pareciera una apuesta muy sólida para proteger a sus pequeños. Sin embargo, era la apuesta correcta. Iba hacia el 70 %, pero fue precisa una intermediación previa. «Me equivoqué», dice hoy Hafida, a la que nadie quita de la cabeza que faltó muy poquito para perder definitivamente a sus pequeños. Sabe que nada hubiera sido posible sin aquellos primeros meses en los que pudo moverse con dolor, pero con libertad para asentar una mínima base, mientras la Administración se hacía cargo de sus hijos. Sin la tutela pública no existiría el final feliz. Pero eso no le hace cambiar de idea: «Me encontraba sola, no tenía a nadie. Me vi en la necesidad de pedir ayuda. Pero no volvería a hacerlo nunca. Aunque tenga que vivir en una cueva».

Esta entrada fue publicada en Fundación Meniños, Jorge Casanova - Periodista, la voz de galizia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a proceso de intervención

  1. elena de campos pereira dijo:

    madre destrozada con hijos tutelados,pide ayuda a Meniños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s