Tener hermanos en el colegio será el factor de admisión La nueva norma baja el criterio de que los padres trabajen en el centro

Tener hermanos en el colegio será el factor de admisión más valorado

La nueva norma baja el criterio de que los padres trabajen en el centro

ELISA ÁLVAREZ. Santiago / La Voz

A partir del próximo año tener hermanos en el centro será el criterio más puntuado para conseguir entrar en aquellos colegios sostenidos con fondos públicos -lo que incluye a los concertados- en los que el número de solicitudes supere al de plazas. La Xunta tiene ya un borrador de decreto de admisión, con el que se pretende dar más transparencia al proceso, y adaptarse a la doctrina del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que había declarado nulos e inaplicables algunos de los puntos del decreto aún en vigor.
La principal novedad para los padres es que tener hermanos en el colegio otorgará 8 puntos, frente a los 5 que se dan actualmente. De hecho, vivir en el área de influencia o que los padres sean trabajadores del centro concedía hasta ahora la misma puntuación, mientras que con la nueva norma serán menos valorados -en el primero de los casos con seis puntos, y en el segundo bajará a tres.
No son las únicas diferencias con el sistema de baremación actual. Aparece el hecho de ser familia monoparental como una situación que concede puntos a mayores para lograr plaza, mientras que la renta, en lugar de considerarse globalmente, se baremará per cápita. La norma del bipartito, aprobada en el 2007, daba por primera vez puntuación al lugar de trabajo de los progenitores, si estaba en el área de influencia del centro. El decreto preparado por la Consellería de Educación no solo se la sigue dando, sino que la equipara en puntos a la residencia familiar.
Motivos extraordinarios
Otras diferencias entre el anterior y el nuevo borrador, que ahora debe pasar los trámites del Consello Escolar, el Consello Consultivo y el Consello de la Xunta, son que se concede más importancia a la condición de familia numerosa o a la discapacidad del alumno, de los progenitores o los hermanos.
La norma que regula la admisión de alumnos en los centros públicos y concertados es -como explicita el propio decreto- uno de los procedimientos de la Administración educativa más relevantes, y no solo por el volumen de estudiantes al que afecta, sino por la importancia que las familias otorgan a la elección del centro educativo.
De hecho, el nivel de picaresca ha bajado considerablemente desde que la Administración es más rigurosa al contrastar los datos fiscales con Hacienda. En el año 2006, Educación detectó más de un centenar de irregularidades en el padrón municipal o en los datos económicos de los padres para lograr plaza en el colegio deseado, una cifra elevada si se tiene en cuenta que la Xunta no investiga de oficio, sino solo si hay una denuncia previa. Un año antes las irregularidades llegaban a las 200. Actualmente las cifras han bajado, ya que es más difícil el fraude en la matrícula, en la que llegaron incluso a presentarse certificados de minusvalía falsos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en acollida / acojida familiar, la voz de galizia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s